Bodas de plata con ayuda coreana

Volvemos del verano con un encargo muy especial. Sí, hemos estado desaparecidas, pero el calor y las galletas son difíciles de compaginar.

Debíamos preparar algo para unas bodas de plata y no sabíamos si decantarnos por las galletas o los cupcakes, así que hicimos las dos cosas.

Lo primero, unas galletas rojas con forma de corazón. Las hicimos de distintos tamaños, con bordes lisos y rizados, enormes y diminutos, corazones dobles, simétricos, irregualres…., y posteriormente las decoramos con un glaseado blanco de vainilla.

Como eran unas bodas de plata, elegimos unos moldes plateados. Son de aluminio, así que pueden ser reutilizados, aunque esta vez lo que queríamos era utilizar ese color para la presentación, así que los dejamos.

Para seguir con los contrastes de colores -rojo, blanco y plata-, decidimos que los cupcakes fueran de chocolate, y para ello contamos con la inestimable ayuda de nuestro amigo Junseok Cho, directamente venido de Corea del Sur, que nos ayudó con la tarea  🙂

Junseok, Julio para los amigos, estaba absolutamente alucinado con todo el proceso, y no paró de tomar fotos en todo momento.

También los cupcakes eran de diferentes tamaños. Estos eran menuditos, para los menos golosos, y aquí colocamos las galletas más pequeñas, sobre una crema de vainilla.

En los cupcakes grandes, colocamos las galletas de mayor tamaño, o varias de las pequeñas, y finalmente les pusimos fideos de cholocate, y el resultado era tan vistoso como véis.

Por último, Junseok tuvo el humor de disfrazarse del típico turista asiático para la ceremonia de las bodas de plata 🙂   ¡Fue una noche muy divertida!

Gracias Junseok!

고맙습니다

 

Anuncios