Adriana

Por fin hemos conseguido pintar todas las formas que queríamos y que hasta ahora se nos habían resistido: el biberón, el chupete, el sonajero y los piececillos. Hemos empezado también a delinear las letras, y la verdad es no es nada fácil que queden proporcionadas y se parezcan todas entre sí, pero ya dijimos que es práctica, práctica, práctica.

Esta vez, aunque son para una niña, hemos elegido el naranja para el color y el sabor, para huir de los tópicos rosas y azules.

Las entregaremos esta semana por sorpresa.

¡A ver qué nos cuentan!

Anuncios