Cupcakes de comunión

La verdad es que para la comunión de Jorge nos hemos vuelto un poco locas,  porque era un encargo grande y queríamos sorprender a los invitados.

Lo primero que hicimos fueron unas piru-galletas que diseñamos con tres colores -blanco, azul y amarillo- y que serían perfectas para clavarlas luego en las madalenas que hicimos más tarde, y personalizamos cada una de ellas con el nombre del protagonista.

Era la primera vez que hacíamos estas galletas con palo, así que ya hemos descubierto que van a quedar mejor con uno plano -tipo helado- que con uno redondo de brocheta como este, ya que perdimos algunos al sacarlas del horno.

Respecto a los cupcakes, los hicimos de tres sabores: chocolate, limón y vainilla azul, que fue el preferido de los enanos que fueron a la comunión. Esta vez coordinamos los moldes entre blanco y dorados, que con el chocolate y el azul turquesa de la crema con la que los adornamos, quedaron muy muy bonitos, ¡aunque no tuvimos tiempo de hacer una foto más decente!

Esperamos que a ti también te gusten.

Anuncios